Marcación telefónica con 10 dígitos, ¿será problemática para las empresas?

A partir del próximo 3 de agosto, los mexicanos solamente tendrán que marcar 10 números para comunicarse por teléfono, sin prefijos. Esto sin importar que llamen a un número fijo de otra ciudad del país o a algún celular. Fuera de las molestias a nivel de agendas telefónicas para el usuario promedio, ¿qué pasará con las empresas, sus CRM y políticas de comunicación?

El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) propuso esta medida que supondrá la eliminación del “01” en llamadas de larga distancia, así como del 044 y 045 que se han utilizado hasta ahora cuando se trata de teléfonos celulares en el esquema “el que llama paga”.

El cambio también aplicará para números no geográficos: a los 800 y 900 habrá que quitarle el 01. Y, en el caso de las llamadas a celulares desde el extranjero ya no se tendrá que anteponer el dígito 1 al número de México.

Javier Juárez Mojica, comisionado del IFT, señaló que el cambio en la marcación obedece a la entrada de nuevos competidores al mercado de telefonía fija y al de telefonía móvil. El crecimiento de usuarios en ambos servicios también impulsó la decisión. De acuerdo con datos del Banco de información de telecomunicaciones, en 1990 había 975,000 líneas y para septiembre de 2018 existían 20,587,141. O sea, 60 de cada 100 hogares cuentan con servicio fijo de telefonía. En telefonía móvil existían 63,900 líneas hasta 1990, mientras que 2018 alcanzaron a 117,367,219.

94 de cada 100 habitantes cuentan actualmente con servicio móvil de telefonía en México.

El funcionario señaló que la marcación a 10 dígitos se volvió necesaria para asegurar la disponibilidad de recursos numéricos.

¿Proceso fácil?

Gonzalo Rojón, socio director de telecomunicaciones en The CIU, señaló que dado que “la marcación se hace de manera automática, desde el CRM, solamente habrá que programar el sistema para la digitación de los 10 números”.

Suena sencillo: Las empresas deberán modificar la programación de sus conmutadores para que las llamadas salgan sin contratiempo. En la información difundida por el IFT se indica que los usuarios no tendrán que cambiar sus dispositivos –conmutadores o aparatos telefónicos– y tampoco cambiarán las tarifas.

En el Webinar 10 dígitos, Juárez Mojica afirmó que el nuevo mecanismo de marcación no implica un cambio en lo que está pagando el usuario. Dependerá del plan de cada uno. Si tiene contratada una tarifa plana no hay diferencia entre llamar a un teléfono celular o a un teléfono fijo.

Pero ¿qué pasa si el plan de comunicación contratado por la empresa tiene diferentes tarifas entre telefonía fija y móvil? Y, se suma otra inquietud: en el caso de los clientes empresariales que realizan bloqueos a prefijos, ¿cómo se diferenciarán estas marcaciones con el cambio a 10 dígitos?

Juárez dijo que el tema de los perfiles de usuario se está evaluando internamente en el área de sistemas del Instituto, Además se generó una consulta pública, abierta desde el 6 al 19 de junio de este año, sobre la incorporación de una excepción temporal al cambia hacia 10 dígitos.

Dicha consulta señala que “Se mantendría el uso del prefijo 044 para los Proveedores del Servicio de Telefonía Pública, así como a los usuarios de Centrales Privadas de Conmutación, para el establecimiento de llamadas nacionales a cualquier número móvil, bajo la modalidad el que llama paga. Al término de ese periodo los usuarios deberán adoptar los esquemas técnicos y/o comerciales que atiendan sus requerimientos operativos para adoptar definitivamente la marcación nacional uniforme a 10 dígitos”. Habrá que esperar el resultado de la consulta y la decisión que tome el IFT.

En un entorno comercial, Fernando Ruiz Galindo, líder de ventas Enterprise de Avaya, afirmó en el reciente Avaya Engage, que están creando estrategias conjuntas con algunos de sus aliados, como Telmex, para ayudar a los clientes en esa transición. Se propone identificar si se trata de comunicación a fijo o móvil de manera automática, a través de una consulta única a la base de datos para que los conmutadores clasifiquen las llamadas tomando como base la marcación. No obstante, no queda claro aún cómo va a resolverse ese tema.

Ese camino ya se ha recorrido

Dentro de unos meses se sabrá cómo termina el asunto. Sin embargo, Ernesto Piedras, director de The CIU y tesorero del Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), considera que este cambio en la marcación “es parte de una evolución”.

El directivo señaló que no es la primera vez que sucede un cambio en la manera en que se marca el teléfono en México. A inicios de los 70, la marcación era de seis dígitos y todavía 10 años después, en poblaciones relativamente pequeñas, la marcación era de cinco. Incluso, los números telefónicos dentro de la Ciudad de México tenían una clave geográfica, era una marcación georeferenciada, se asignaba por zonas. Los números que empezaban con 48 eran de la zona de Av. Universidad; si empezaban por 24 ya sabías que eran de la colonia Florida; si iniciaban con 25 eran de la colonia Roma.

En los años 80 los números telefónicos de la Ciudad de México se hizo el cambio para marcar ocho dígitos. Piedras considera que la homologación a 10 números que entrará en vigor en agosto próximo implicará cierto proceso de aprendizaje. “Pero ya lo hemos recorrido otras veces y al final consideramos que puede haber un efecto positivo”.

Maricela Ochoa

Reportera de tecnología. Suele buscar temas de innovación, nuevas aplicaciones IT y seguridad de la información. Periodista por la UNAM; estudió Marketing en el ITAM y Branding en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Storyteller apasionada por la astronomía.

Related posts

Deja un comentario