Invertir y desarrollar políticas para la digitalización serán claves para la reactivación económica

La economía digital y la inversión en infraestructura serán algunos de los principales motores de la recuperación económica post-pandemia; pero acceder a sus beneficios no dependerá de una receta general, sino que debe ser un traje a la medida para cada país y sus capacidades. Esas fueron algunas de las conclusiones que se plantearon en un encuentro en línea organizado por CEPAL, Desarrollo en Transición de la UE, Huawei y Anatel, en el que se discutió cómo las políticas públicas pueden acelerar la transformación digital y empujar la economía en los países.

En el marco del foro “Reflector Digital: innovación y economía digital para la recuperación”, Jorge Fernando Negrete, presidente de la consultora Digital Policy & Law, dijo que las tecnologías y herramientas como la banda ancha, el almacenamiento en la nube y las plataformas digitales tienen el cometido común de generar crecimiento, desarrollo y alcanzar el bienestar digital del siglo XXI.

Mark Xue, vicepresidente global de Asuntos Públicos de Huawei, reconoció que la fuerza detrás de la recuperación económica mundial sigue siendo una incertidumbre: “Una certeza que tenemos es que este podría ser un momento para que los gobiernos lideren la renovación y mejora de las infraestructuras nacionales, así como el reforzamiento de habilidades de digitalización de los ciudadanos. Hoy la evidencia sugiere que la inversión en infraestructura y economía digital proporcionará los mejores multiplicadores fiscales y retornos de la inversión a largo plazo”.

Competitividad para salir adelante

Tanto Edwin Fernando Rojas Mejía, asistente senior de Asuntos Económicos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), como Roberto Martínez Yllescas, director del Centro de la OCDE en México para América Latina, se refirieron de manera independiente al informe de Perspectivas económicas de América Latina: Transformación digital para una mejor reconstrucción (LEO 2020, por sus siglas en inglés).

Este documento analiza cómo podría ayudarse a la región que enfrenta la peor crisis de su historia, con una caída de más de 9.1% en el PIB. A esto se suman impactos como el cierre de 2.7 millones de empresas formales —de las cuales 2.6 millones son microempresas—, lo que puede generar una pérdida de ocho millones de empleos.

Rojas dijo que ahora las tecnologías digitales pueden jugar un factor fundamental para superar brechas estructurales en materia de productividad, vulnerabilidad, institucional y ambiental.  “Se necesita un nuevo modelo de cooperación internacional que favorezca la transferencia de tecnología y conocimiento. También hay que fortalecer el intercambio de experiencias y buenas prácticas sobre plataformas existentes como la Agenda Digital para América Latina y el Caribe; así mismo, la región debe superar sus marcos regulatorios obsoletos y desarmonizados, como lo ilustra el Reglamento general de protección de datos de la Unión Europea”.

Fuente: CEPAL

Por su parte, Martínez Yllescas reflexiono en el hecho de que las agendas digitales son una herramienta clave para transformación digital a largo plazo: “Esta es una oportunidad en medio de la crisis para dar un salto cualitativo en términos de competitividad y aptitud digital”.

El director de Innovación, Servicios y Comercio Interior de la Secretaría de Economía de México, Leonardo Álvarez Córdova, consideró que la capacidad que han demostrado las economías del continente para enfrentar el reto que conlleva la pandemia se debe en buena medida a las inversiones IT realizadas en las últimas dos décadas.

“En el escenario que vivimos, la digitalización se vuelve fundamental para continuar con nuestras actividades. Juega un papel clave no solo por su potencial de crecimiento, sino sobre el incremento de la competitividad de las economías para ser más resilientes durante los próximos años”, afirmó Álvarez.

Para Emilio Uquillas, director representante del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) en México, hoy se tiene el desafío de actuar en cuatro frentes: “El primero, en las acciones para la transformación digital de las empresas; el segundo, el desarrollo de industrias digitales locales; el tercero en capacitación del capital humano, y por último en el desarrollo de la infraestructura digital que permita mejores oportunidades para todos”.

La digitalización no es una pieza de talla única

Durante su participación en el encuentro, César Funes, vicepresidente de relaciones públicas para América Latina de Huawei, destacó varias conclusiones el informe Think differently, think archetype, your digital economy model, realizado por Huawei y la consultora Arthur D. Little, que analizó el nivel de preparación de las naciones frente a la transformación digital y qué acciones deben tomar para corregir el curso.

Para realizar el documento se analizaron casi 200 países y se proyectaron modelos de economía digital a partir de siete arquetipos definidos desde la perspectiva de los factores dominantes en la creación de valor de la industria IT y el consumo que hay en esas geografías.

Los arquetipos son: Novatos de las TIC, los que menos contribuciones tienen en la cadena de valor IT; fábrica global, aquellos que tienen una vocación por la manufactura; hub de negocios, porque que están enfocados al desarrollo de negocios digitales; mecenas de las TIC, quienes que están totalmente insertos en la digitalización; prosumer eficiente, porque producen y consumen soluciones para las industrias locales preponderantes; hub de innovación, los que lideran exitosamente la conceptualización y el desarrollo de nuevas tecnologías, y potencia de servicios, a aquellos que tienen mano de obra altamente calificada y un consumo medio de TIC. Por su vocación y mano de obra muy calificada, a México se le consideró como fábrica global avanzada.

Arquetipos de economía digital

Se identificaron modelos de economía digital más adecuados para cada país en función de sus capacidades y habilidades con una visión de corto y largo plazo. Después, se identificaron las acciones políticas clave críticas a corto plazo, así como lo que habría que incluir para desarrollar políticas integradas que consideren las prioridades y los habilitadores críticos necesarios para desarrollo de la economía digital más allá de las inversiones en infraestructura digital.

Políticas públicas con nuevos enfoques

De acuerdo con el estudio, las naciones deberían enfocar sus recursos en 23 posibles políticas públicas según su arquetipo digital: tecnología, ecosistema, capacidad e industria:

  • Tecnología: Política nacional de inteligencia artificial, política para el desarrollo de tecnologías emergentes, fondo para el acceso universal, estrategia de espectro, política de “Primero la nube”, estrategias 5G, derechos de propiedad intelectual, política de ciencia y tecnología, estrategia de ciberseguridad, protección de datos y privacidad, y soberanía de los datos.
  • Ecosistema: Regulación en telecomunicaciones, impuestos a servicios digitales, regulación de tecnologías emergentes, soporte y fondeo a negocios digitales, y reformas para el emprendimiento.
  • Capacidad: Educación digital como fundamento, educación superior en TIC, desarrollo de un plan laboral en TIC y entendimiento profundo en lo digital.
  • Industria: Estrategia de gobernanza digital, enfoque sectorial/Industria 4.0 y digitalización transversal.

Cabe destacar la conveniencia de considerar la participación de diferentes sectores en el desarrollo de políticas públicas para incluir distintas perspectivas en ellas.

En otro rubro, independientemente del arquetipo que corresponda a cada país, Funes consideró que los estímulos fiscales a la inversión serán fundamentales para reactivar la economía. Citó que en abril pasado, el Fondo Monetario Internacional informó a los gobiernos que los mejores multiplicadores fiscales son el resultado de un mayor gasto público en inversión (infraestructura en particular).

El directivo dijo que el motor digital puede llevar de la resiliencia ante una pandemia a la recuperación económica por ello debería ser fundamental mejorar la infraestructura digital acorde a políticas públicas TIC.

Maricela Ochoa

Reportera de tecnología. Suele buscar temas de innovación, nuevas aplicaciones IT y seguridad de la información. Periodista por la UNAM; estudió Marketing en el ITAM y Branding en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Storyteller apasionada por la astronomía.

Related posts

Deja un comentario