Reguetón y cloud: de la indiferencia a la adopción en una década

Hasta la irrupción de Despacito, el reguetón era un gusto culposo. Al cloud también le llegó su hora y, “despacito”, se ha convertido en la forma de procesar, almacenar y consumir servicios IT. Todo en la misma década. 

Luis Fonsi declaró recientemente a los medios que el reguetón era la nueva música pop. Para seguir con la analogía, se podría decir que cloud es el nuevo cómputo. A pesar del escepticismo de muchos, las reticencias y las inhibiciones, tanto el género musical puertorriqueño como la nube han salido del closet y ganando adeptos poco a poco, hasta convertirse en mainstream.

En noviembre de 2006 Jeff Bezos anunció la disponibilidad de su enorme base instalada de servidores para “rentar” capacidad ociosa, durante la conferencia Web 2.0, en la ciudad de San Francisco. El ejecutivo explicó a la audiencia (entre la que yo me encontraba), la tecnología que permitiría a los clientes mover sus cargas de trabajo hacia la nube de Amazon. Claro, Bezos no le llamó “cloud computing”, sino Elastic Compute Cloud (EC2). Yo me di cuenta más tarde que había atestiguando el nacimiento del primer servicio de cloud computing, para lo cual Bezos creó la subsidiaria Amazon Web Services (AWS).

Dos años después, Google lanzó la versión beta de Google App Engine.  Microsoft tardó otros dos años (2010) para liberar Microsoft Azure. A partir de ahí, la oferta de los proveedores comenzó a agarrar ritmo.

Por su parte, el término reguetón se volvió preponderante a principios de la década del 2000, acuñado en Puerto Rico para denominar esa fusión de ritmos caribeños. En 2004, el reguetón salta a la fama en Estados Unidos y Europa. Daddy Yankee, el rey del reguetón, lanzó ese año su hit Gasolina al que seguiría Lo que pasó, pasó, este último con influencia de bachata. El indiscutible rey del reguetón, Daddy Yankee, acompañó a Luis Fonsi en el video musical Despacito en 2017, que superó el billón de reproducciones en YouTube en menos de tres meses. Con sus 3,300 millones de ventas certificadas y el equivalente en streaming, Despacito sigue siendo uno de los hits latinos de mayor venta en Estados Unidos.

Podría decirse que Yankee es al reguetón lo que AWS al Cloud Computing. Las cifras de participación de mercado de Amazon varían según la fuente, pero en general coinciden en otorgarle una participación por arriba del 40% en infraestructura de nube pública.

Tuvieron que suceder muchas cosas para que la gente admitiera al reguetón como parte de su gusto musical, así como para que los directores IT aceptaran soltar el control de sus data centers y permitir que algunas aplicaciones corrieran en la nube. Cloud computing no se volvió “moda” de la noche a la mañana. No sería correcto siquiera llamarle moda, sino una alternativa al modelo tradicional de consumir recursos IT para acelerar la modernización de la infraestructura y el desarrollo de aplicaciones.

Se estima que la inversión en cloud crecerá más de seis veces por encima de la tasa del gasto general en IT entre 2016 y 2020.

A pesar de que se trata de un ecosistema de proveedores que al primer semestre de este año representó ventas mundiales por más de $150,000 millones de dólares, de acuerdo con Synergy Research (24% más que el primer semestre del 2018), todavía el potencial de negocio es enorme.

Apenas el comienzo

De acuerdo con varias fuentes entrevistadas a lo largo de este año, la migración a la nube pública es todavía incipiente. Su uso se limita a software As-a-Service (soluciones SaaS), como CRM, correo electrónico, HR, o administración de servicios de IT.  Las empresas han adoptado una estrategia cloud-first para nuevos sistemas o desarrollos, pero la mayor parte siguen batallando para obtener el valor completo de mudar sus sistemas empresariales a la nube.

IBM considera que habrá una tercera ola de migración en la que, finalmente, las empresas muevan sus aplicaciones críticas, la mayor parte de las cuales aún se encuentran en sistemas legados. Sin embargo, de acuerdo con McKinsey, tomar aplicaciones legadas y simplemente hacer un “lift-and-shift” no traerá automáticamente los beneficios que la infraestructura y sistemas de nube proveen. De hecho, advierten que de no asumir una estrategia holística hacia la transformación digital, en la que se incluyan estándares y automatización del ambiente IT a través de un modelo de API abierto, un enfoque de seguridad moderno y un modelo de operación ágil, no será posible aprovechar las nuevas capacidades de la nube y, al contrario, puede resultar incluso más costoso operar en un ambiente parchado.

Es por ello que la adopción empresarial de cloud avanza lentamente. Muchas compañías están atoradas manteniendo sus ambientes tradicionales en centros de datos ineficientes y planeando de manera equivocada implementaciones de nube que no serán fáciles de manejar o tan costeables como lo imaginaron.

Veremos en los años 20 cuál será el curso que tomarán los modelos agile/DevOps para acelerar la transformación digital y la adopción de cloud para sistemas críticos.

Mientras tanto, terminamos el año con el reinado indiscutible de Daddy Yankee en los primeros lugares de los charts de reguetón, con quien todos los cantantes quieren hacer un dueto. Le siguen de cerca Bad Bunny y Ozuna. Puede incluirlos sin pena en su playlist de lo mejor de la década.

 

 

 

 

 

Mónica Mistretta

Mónica es fundadora, presidenta y directora general de Netmedia. Su trayectoria periodística inició en la revista Expansión. Ha sido editora y creadora de publicaciones especializadas en IT durante más de tres décadas. Escribe su columna “Contraseña” desde inicios de la década de los 90, misma que sigue vigente en su blog personal. Ha sido conductora, moderadora y conferencista en múltiples foros de la industria, y ha entrevistado a decenas de líderes de las principales compañías del medio.

Related posts

Deja un comentario