Promotores de impuesto a refrescos en México víctimas de espionaje

Varios promotores del impuesto a los refrescos en México, aprobado en 2014, fueron vigilados por un programa de espionaje, según reportó el New York Times.

Específicamente Simón Barquera, director de investigación en políticas y programas de nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública; y Luis Manuel Encarnación, entonces director de Fundación Mídete, dedicada a luchar contra la obesidad, fueron las víctimas de este programa, diseñado por una compañía israelita, quienes el pasado verano recibieron textos amenazantes de números no identificados.

Los mensajes contenían un vínculo a un programa espía, desarrollado por NSO Group, una empresa israelí que vende herramientas de espionaje digital a gobiernos y tiene contratos con varias agencias oficiales de México, de acuerdo con el Times.

Igualmente Alejandro Calvillo, activista y fundador de El Poder del Consumidor, organización que también impulsa el combate a la obesidad infantil, recibió mensajes amenazantes y aparentemente fue espiado, reporta Notimex.

Los mencionados activistas promovieron el impuesto a los refrescos con el fin de reducir el consumo de bebidas azucaradas en el país, donde enfermedades vinculadas al sobrepeso matan a más personas cada año que la violencia criminal.

Destaca Notimex que NSO Group y otras muchas empresas venden programas de espionaje porque operan en un mercado bastante desregulado. Significa esto que cada agencia gubernamental decide a quién va a hackear. Los programas espías pueden rastrear llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos, ubicación, sonido, imagen y hasta teclas pulsadas en un celular.

Lorena Cerdán, directora de ConMéxico, representante de las principales refresqueras, aseguró que el grupo no tenía conocimiento del hackeo. Luis Fernando García, de la Red en Defensa de los Derechos Digitales, dijo por su parte que lo sucedido demuestra que “la vigilancia en México está fuera de control”.

Related posts

Deja un comentario