Nuevos episodios en la guerra por el 5G

A pesar de que se ha ralentizado la adopción de 5G, continúa la guerra entre Estados Unidos y China por ver quién tendrá el liderazgo cuando predomine el uso de este estándar de comunicación cuya explosión en México se esperaba para este año.

En esta guerra ha habido de todo: desde restricciones legales para importar componentes, acusaciones de espionaje, hasta fake news acerca de la tecnología misma, como las que provocaron en abril la quema de torres de telecomunicaciones 5G en el Reino Unido y los Países Bajos ante el rumor de que las ondas de 5G provocaban afectaciones a la salud.

Huawei en el epicentro de esta guerra

La empresa china Huawei Technologies es uno de los principales jugadores globales en la arena de tecnología 5G, donde también compiten MediaTek Inc., China Mobile Limited, Nokia, Telefonaktiebolaget LM Ericsson, Verizon y Samsung, de acuerdo con el reporte que publicó MarketWatch.

En esta guerra, hace tiempo que Huawei está en la mira de Estados Unidos. Se le ha acusado de espionaje contra la seguridad del país. Poco a poco, esta preocupación ha permeado en países como Canadá, Reino Unido y Alemania, que —desde diferentes trincheras— han tomado acciones contra la compañía china.

En la parte comercial, este martes se dio a conocer que las dos principales empresas de telecomunicaciones canadienses, Bell y Telus, anunciaron que buscarán los servicios de Ericsson, en el caso de la primera, mientras que la segunda optará por una combinación entre Ericsson y Nokia.

Ambos operadores usaban equipos Huawei en sus redes. En febrero pasado, Telus declaró al diario Financial Post que planeaba usar Huawei en la red 5G que lanzaría a finales de este año.

También esta semana, en Alemania, Telefónica Deutschland informó que construirá su red de telefonía móvil 5G con infraestructura de Ericsson. Así, se sumó a los operadores que están haciendo a un lado a Huawei.

En la arena política, hace dos semanas The Guardian informó que el primer ministro británico, Boris Johnson, había pedido a su administración que preparara un proyecto para «reducir a cero» la participación de Huawei en las infraestructuras 5G del Reino Unido a partir de ahora y hasta el 2023.

Caballo de Troya

En febrero pasado, Washington señaló a Huawei de ser un “caballo de Troya” del espionaje. Durante la Conferencia de Seguridad de Munich, el Gobierno estadounidense se pronunció en su contra, con el argumento de que Huawei es el canal por el que el Gobierno chino se infiltra en otras naciones.
Richard Grenell, embajador estadounidense en Alemania, publicó un tuit donde decía que el presidente estadounidense le había dado instrucciones “para decir claramente que cualquier nación que decida utilizar un operador 5G, que no sea digno de confianza, pone en peligro nuestra capacidad de compartir información de inteligencia al más alto nivel». Por cierto, Grenell renunció este lunes al cargo diplomático que ostentaba desde hace dos años.

 

El tuit que publicó Grenell en febrero pasado

 

En su momento, esta acusación fue considerada por la compañía china como un intento del Departamento de Justicia para “dañar irrevocablemente la reputación y el negocio de Huawei por razones relacionadas con la competencia en lugar de la aplicación de la ley. Estos nuevos cargos carecen de fundamento y se basan principalmente en disputas civiles recicladas de los últimos 20 años que han sido previamente resueltas, litigadas y, en algunos casos, rechazadas por jueces y jurados federales».

Recientemente, Washington puso nuevas restricciones al suministro de semiconductores de Huawei. Ahora las empresas que utilizan estos insumos requieren una licencia de exportación si quieren comprarle al gigante chino.

En esta guerra, la actitud de los estadounidenses no solo se ha enfocado en Huawei. Cabe recordar que en 2018, el Congreso estadounidense tomó medidas para restringir las exportaciones a los proveedores de ZTE. En julio de ese año se levantaron formalmente tales restricciones.

Huawei no baja la guardia

En la búsqueda por el dominio mundial en 5G, Huawei ha peleado arduamente tanto como creador de estándares como proveedor de equipos. Hasta el primer trimestre de 2020, Huawei Technologies había presentado el mayor número de patentes para redes 5G, 3,147; seguido por Samsung Electronics, 2,795 y ZTE Corporation, 2.561, de acuerdo con 5G patent study 2020 de la firma alemana IPlytics.

No obstante, la lista de los líderes en cuanto a patentes otorgadas es diferente: Samsung Electronics tiene 1,728; Nokia, 1,584; LG Electronics, 1,415; en cuarto lugar aparece Huawei Technologies, con 1,274 y en quinto, ZTE Corporation, 837.

Las actividades de la firma china no se detienen. En abril pasado, China Mobile y Huawei pusieron en operación la estación base 5G más alta del mundo, en el Monte Everest, a una altitud de 6,500 metros.

Cabe recordar lo que dijo Ren Zhengfei, fundador y CEO de Huawei en enero pasado, durante una mesa redonda con medios de comunicación de América Latina y España: “El despliegue exitoso de la red 5G permitirá a todos los países de la región tener acceso a tecnología de punta para incrementar los niveles de competitividad y así alcanzar el máximo potencial de América Latina en los siguientes años”.

Esta guerra comercial comenzó hace ocho años, cuando Estados Unidos ordenó dejar de utilizar dispositivos de red de la marca Huawei. Después, la compañía se agregó a la lista negra de empresas en todos los estados del país vecino. Habrá que observar el campo de batalla para saber quien ganará esta pelea.

Maricela Ochoa

Reportera de tecnología. Suele buscar temas de innovación, nuevas aplicaciones IT y seguridad de la información. Periodista por la UNAM; estudió Marketing en el ITAM y Branding en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Storyteller apasionada por la astronomía.

Related posts

Deja un comentario