México, el país de las startups “enanas”

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), México es el segundo país de América Latina con la mayor cantidad de startups y ocupa el primer puesto en distribución de emprendedores en su territorio. A pesar del terreno fértil, 75% de las startups mexicanas cierran operaciones al segundo año de vida.

Tras las medidas y controles migratorios impuestos por el nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, especialistas económicos e incluso el gobierno visualizan una oportunidad de oro en México si se apoya al ecosistema emprendedor. De mejorar las condiciones, el país sumaría $318,000 millones de dólares al Producto Interno Bruto (PIB), según la OCDE.

Al parecer, convertirse en el próximo unicornio mexicano —término que aplica a las empresas privadas de reciente formación que alcancen en un período de tiempo muy corto un valor de al menos $1,000 millones de dólares— es el reto y la meta a alcanzar.

Estados Unidos es el líder de los “unicornios”, con más de 50 empresas en esa clasificación. Uber, Airbn y Netflix son solo algunos ejemplos de la disrupción que generan las empresas con modelos basados en tecnologías en industrias tradicionales como el transporte, hotelería o entretenimiento.

Desde hace treinta décadas, el estado de Jalisco trabaja en convertirse en el nodo tecnológico más importante de México: el próximo Silicon Valley. A la fecha, este paraíso del emprendimiento alberga a 15 grandes corporativos, principalmente de origen estadounidense, y más de 600 pequeñas y medianas empresas (un gran porcentaje de ellas, startups).

El secretario de Innovación en Ciencia y Tecnología, Jaime Reyes, comentó que el siguiente paso para Guadalajara es crear empresas de tecnología propias y convertirse en una cuna de talento. El estado cuenta con el segundo lugar de registro de marcas y patentes, después de la Ciudad de México, y a la fecha cuentan con 300 startups en sus filas.

En el marco de Zoholics, un evento dirigido a micro, pequeñas y medianas empresas, y startups organizado por Zoho, una compañía desarrolladora de software de origen hindú, Raju Vegesna, evangelizador de dicha compañía aseguró que el país está por alcanzar su máxima etapa de desarrollo.

Según Vegesna son cuatro los principios que garantizan éxito en un ecosistema de emprendimiento: talento, políticas, costos y edad. La teoría de Raju apunta a que la actividad económica de los países se acelera al alcanzar una edad media, es decir, de los 25 a los 40 años de edad, y México tiene justo 26 años.

“México tendrá un despegue importante en las próximas dos décadas. El PIB alcanzará cifras históricas, ya que cuenta con el talento (120,000 ingenieros al año) en sintonía con políticas que aceleran la creación de un negocio (8.4 días)”, dijo en entrevista Raju.

Un reporte realizado por el Instituto del Fracaso, el brazo de investigación del movimiento de emprendurismo Fuck Up Nights, el cual nació en México, indicó que la principal causa del fracaso de las startups en el país son: finanzas débiles (40%).

Otras razones por las que los emprendimientos no alcanzan el éxito según el estudio autorizado por el Instituto, son la falta de indicadores u objetivos del negocio (48%), planeación deficiente (44%) y problemas en la ejecución o fallas en la hipótesis de negocio y oportunidades de mercado (43%).

“Alas” para startups
De acuerdo con la OCDE la productividad de las grandes empresas es 6.3 veces superior a las microempresas, 2.9 veces mayor a las pequeñas y 1.7% veces superior a las medianas.

Para Miguel Ángel Arce, CEO de MDO Tecnología, el grado de productividad en las PyME se ve limitado por el uso inapropiado o nulo de IT.

“Los altos costos de licenciamiento, equipos, capacitación, personal, asesoría y poco conocimiento sobre tecnología de información frenan el crecimiento de las startups y emprendimientos en el país” dijo Arce.

Según la Fundación Idea, 59.38% de las MIPYMES tuvo una venta anual menor a los $100 mil pesos, y la región sur del país cuenta con el promedio más bajo de ventas anuales (debajo de los $50 mil pesos). Esto evidencia la carencia de recursos financieros para invertir en las TIC.

Si las PyME o startups tienen acceso a la tecnología incrementaría su productividad hasta 2.9%, comentó el CEO de MDO Tecnología.

Garbanzos de a libra
Alejandro Cantú, director general de SkyAlert, empresa mexicana que desde diciembre de 2011 ofrece un servicio de alerta sísmica y que recientemente se posicionó como la aplicación con el mayor número de descargas, 2.3 millones de usuarios entre Android e iOS, pertenece a dicho circulo.

Para el fundador y emprendedor el mejor consejo es “no rendirse jamás”. Antes de SkyAlert, platica Cantú a Netmedia, tuvo la idea de desarrollar una alarma de incendios móvil para guarderías —ya que tenía poco tiempo del incendio de la Guardería ABC, donde 49 niños perdieron la vida—, pero no resultó.

SkyAlert y Auto Chilango, una app gratuita para llevar una correcta administración del automóvil en la Ciudad de México, participan en la iniciativa para startups de Facebook: FBStart.

El programa de la empresa liderada por Mark Zuckerberg nació en 2014, y busca brindarle a los emprendedores las herramientas necesarias para alcanzar el éxito. Además de mentorías con gente especializada, las startups tienen acceso gratuito a recursos como Facebook Login o target ads y a una comunidad global de potenciales clientes, que en México alcanza los 68 millones de usuarios mensuales.

A estos esfuerzos, se suma la creación de Facebook Garage. En alianza con la aceleradora de empresas y espacio de trabajo colaborativo, Numa, la red social puso a disposición de los emprendedores un espacio gratuito de coworking y mentorías. La meta de Facebook y Numa es impactar al menos 1,300 emprendedores y desarrolladores en el país.

Para la compañía, que es a su vez uno de esos “unicornios”, México cuenta con el terreno óptimo para gestar el próximo gran negocio de la economía digital.

El Instituto Nacional del Emprendedor (Inadem) es el brazo del gobierno mexicano para impulsar a las empresas, aumentar su productividad y tiempo de vida. La institución cuenta con programas que están basados en cuatro puntos para apoyar y evitar el cierre de nuevas compañías: darles habilidades empresariales que permitan conducir de buena forma el negocio, facilitar a través de diferentes mecanismos el financiamiento de dichas empresas, incentivar y generalizar el uso de las TIC y su comunicación con el mercado, así como vincularlos con aliados públicos y privados del ecosistema emprendedor.

En este 2017, las convocatorias de apoyo a los emprendedores sufrieron un recorte del 50%, los recursos bajarán de $7, 020 millones a $3,500 millones de pesos.

Para Cantú, justamente los presupuestos limitados y el apoyo “a medias” del gobierno son los principales frenos para que México no pase de startups “enanas” a unicornios.

Related posts

Deja un comentario