F5 apuesta por una era de aplicaciones adaptativas e inteligentes

A las aplicaciones ya les llegó el momento de evolucionar: las empresas dependen cada vez más de la nube y los servicios deben actualizarse de forma constante para alcanzar las exigencias de los usuarios. Ya no pueden ser pasivas. Deben crecer, adaptarse y protegerse con el mínimo de intervención humana. Esta es la visión de futuro de F5, que organizó una conferencia de tres días para poner los reflectores sobre las aplicaciones adaptativas como camino hacia la transformación digital y la evolución de las empresas.

El negocio clásico de F5 es la venta de controladores de despliegue de aplicaciones (ADC), también conocidos como balanceadores de carga, pero el movimiento acelerado hacia la nube que se está viviendo desde hace algunos años reforzado por las exigencias de la pandemia en 2020 implica que hoy las aplicaciones se encuentran fuera del on-premises con mayor frecuencia. F5 ha concentrado los últimos esfuerzos estratégicos en reforzar su portafolio con soluciones de software pensadas para el cloud. El CEO de la compañía, Francois Locoh-Donou, lo anunció en la conferencia de resultados financieros en julio: el plan a largo plazo es desarrollar una plataforma unificada para las aplicaciones adaptativas.

¿Pero qué son las aplicaciones adaptativas? Las apps están al centro de las experiencias digitales en la actualidad. Son la cara visible de cualquier compañía que se encuentre en línea, y por lo mismo su desempeño determina la fidelidad de los usuarios. Un estudio de AppDynamics concluyó que cerca del 80% de los clientes han perseguido descuentos o devoluciones de dinero por culpa de una mala experiencia digital. Un tercio de los usuarios considera que basta una sola experiencia de uso negativa para abandonar una marca a la que fueron fieles previamente.

Las aplicaciones adaptativas se cuidan a sí mismas, liberando a los equipos IT para que se concentren en mejorar la experiencia del cliente e innovar.

El problema no es simple, pues las aplicaciones viven en un entorno en constante cambio, tanto a nivel de necesidades de usuario como de tecnologías utilizadas. F5 plantea un mundo en el que las apps puedan adaptarse a este contexto fluido. Para conseguirlo, las aplicaciones automatizan procesos redundantes, escalan dependiendo de las necesidades de desempeño, se protegen a sí mismas de ataques externos, y además aprenden, generan insights y evolucionan a partir de los datos recopilados.

En entrevista, Roberto Ricossa, vicepresidente de Ventas de F5 para América Latina, explica que el ideal es que las empresas que quieran hoy generar aplicaciones tomen un enfoque adaptativo desde el primer momento. “Pero esto no implica que haya que tirar a la basura todos los cientos de aplicaciones previas: pueden adaptarse. Lo importante es entender que una organización que hoy quiera crear aplicaciones debe considerar una gran cantidad de variables. En ese análisis, una aplicación que puede auto-mejorarse y hasta cierto punto auto-administrarse, y que incluye la seguridad desde el desarrollo, es una alternativa muy conveniente y a prueba de eventos futuros”, profundiza el ejecutivo.

Otro de los puntos fuertes de las aplicaciones adaptativas es su capacidad de generar datos y análisis para apoyar la toma de decisiones. Esa fue una de las razones principales por las que F5 adquirió Shape Security a comienzos del 2020. El set de soluciones enfocadas a la problemática del anti-fraude es un apoyo para evitar el robo de credenciales, pero cuenta con herramientas de análisis de datos y comportamiento que permiten identificar tendencias y generar insights para optimizar la operación.

La ruta hacia el software

Si bien F5 ha tenido resultados positivos en 2020, con un crecimiento de ingresos (non-GAAP) del 5%, que alcanzó hasta los $2,360 millones de dólares, su negocio de hardware viene a la baja desde hace varios periodos. La empresa transformó al software en su prioridad, con las aplicaciones adaptativas al centro del negocio. “Nos estamos enfocando en el crecimiento de las soluciones de software, pero no por ello descuidamos un negocio en el que ya estamos bien posicionados. Afortunadamente sí hemos crecido como empresa: F5 América Latina tuvo el mejor año en su historia, al igual que México; y en ese contexto nuestro negocio de hardware es de alto valor. Tenemos clientes que tardan más en evolucionar hacia la nube y las soluciones virtuales, por las propias exigencias de sus sectores, y de ninguna forma vamos a dejarlo solos”, comentó Carlos Ortiz, Country Manager de F5 México.

Roberto Ricossa, vicepresidente de Ventas de F5 América Latina

En 2017, el software representaba solo el 13% de las ventas de F5. 2020 cerró con esta modalidad en 35%. La intención, de acuerdo con Ricossa, es que el software alcance el 80% de las ventas.

¿Cómo ha respondido el mercado mexicano a las nuevas aplicaciones adaptativas? Ortiz refiere que hace unos meses el ecosistema no parecía estar muy preparado, pero conforme han acelerado las organizaciones por culpa de la pandemia, se ha entendido el valor y la necesidad de contar con ellas.

“El próximo año lo vemos con mucho trabajo, con muchos retos, pero también con la tranquilidad de tener una empresa que nos respalda. Podemos seguir atendiendo a nuestros clientes con soluciones y estrategias de vanguardia. Este año tuvimos buenos resultados y eso le dio más valor a nuestras decisiones. Por supuesto que hay una gran incertidumbre, pero confiamos en que el 2021 será positivo”, concluye Carlos Ortiz.

Las empresas, como los organismos biológicos, sobrevivirán no por moverse más rápido, sino por su capacidad de adaptarse de la mejor forma a los cambios. Para F5, esa habilidad vive en las aplicaciones adaptativas: evolucionar es el nombre del juego.

Christopher Holloway

http://salalacalleymuere.tumblr.com

Director editorial de IT Masters Mag. Experto en gatos, libros y en los intrincados procesos tecnológicos que atraviesan el funcionamiento de las sociedades en todas sus expresiones.

Related posts

Deja un comentario