El gran talón de Aquiles de la Reforma de Telecomunicaciones

La reducción de precio en servicios de telecomunicaciones, uno de los mayores atractivos de la reforma de Telecom de 2014, se detuvo tres años después. La competencia no se ha equilibrado y el jugador dominante, América Móvil, AMX, sigue imponiendo sus condiciones. ¿Cómo afecta esto al crecimiento de una industria estratégica?

El estudio “Impacto económico de la Reforma en telecomunicaciones en México” explica este escenario. Andrés Aradillas-López, profesor de la Universidad Estatal de Pensilvania, señaló que, previo a la reforma, el ambiente en el sector era cercano a un monopolio. “La entrada de nuevos competidores permitió a los consumidores mayor flexibilidad para responder a cambios en precios. Pero el efecto negativo de la concentración industrial en los niveles de penetración no fue eliminado por la reforma”, afirmó el académico.

Aradillas indicó que pese a la entrada de nuevos competidores al mercado, AMX sigue teniendo en México la mayor concentración del sector y, aunque la promulgación de la Reforma en 2014 tuvo impacto en reducción de precios, que llegó a ser menor en 19% en cuanto a telefonía fija y 40% en telefonía móvil, esta tendencia se detuvo en 2017.

En el estudio del Centro de Estudios Económicos del Colegio de México y Conectadas Mx, Aradillas encontró que la demanda de AMX se mantiene insensible a cambios en precios de sus competidores, además, sus ventajas estructurales le permiten contrarrestar los efectos de cambios en precios.

El depredador

Para el académico, “las ventajas de escala de AMX se han exacerbado con ‘estrategias predatorias’  que reducen la rentabilidad de los competidores y los aleja del mercado. Estas dificultan el acceso de competidores a su infraestructura pasiva, tiene acciones relacionadas a precios y acceso a insumos para sus competidores y fija precios minoristas no rentables para sus consumidores”.

Utilizando modelos económicos, Aradillas analizó lo que ocurriría en el mercado de telefonía móvil bajo distintos escenarios. Por ejemplo, tras la entrada de un nuevo competidor que tenga que adquirir servicios mayoristas de AMX, ante las circunstancias actuales no contribuiría a reducir la participación de mercado del preponderante, pero sí afectaría a sus competidores actuales y no implicaría reducciones de precios de la empresa de Carlos Slim; al contrario, el nuevo competidor canibalizaría el mercado.

En el caso de que un competidor actual saliera del mercado, el profesor consideró que incrementaría la participación de mercado de AMX y los precios.

El escenario más optimista sería si el preponderante disminuyera la incidencia de las estrategias anticompetitivas. Entonces se podría hablar de reducción de la concentración industrial e incluso de los precios. En un ejercicio de estimaciones, Aradillas señaló que ante una reducción de 15% en la incidencia de las estrategias anticompetitivas de AMX, se podría presentar una reducción de 10% en los precios y el nivel de concentración industrial bajaría 20%.

Al referirse a la política regulatoria, el académico indicó que esta debe enfocarse en neutralizar las acciones predatorias. “Por eso debería asegurar el acceso a la infraestructura pasiva de AMX, prevenir la discriminación y eliminar la incertidumbre relacionada a precios y acceso a insumos mayoristas por parte de AMX. Asimismo, habría que profundizar en medidas que prevengan prácticas anticompetitivas de precios. Y continuar educando a los consumidores sobre precios y características de ofertas en el mercado”.

En opinión de Aradillas, algunas medidas que deben continuar en el sector son la prohibición de empaquetamientos anticompetitivos para el jugador preponderante (servicios móviles y de televisión restringida), mantener asimetrías en tarifas de interconexión, así como que el IFT siga centralizando y difundiendo información sobre ofertas para los consumidores (como hace a través de su página web).

Entre las medidas que podrían mejorarse, dijo que habría que realizar ex–ante las revisiones de replicabilidad y no ex-post. Además de ampliar el rango de ofertas que se analizan.

La Reforma en perspectiva

Hace casi siete años, el 11 de junio de 2013, el Diario Oficial de la Federación, DOF, publicó el decreto por el que se reformaron ocho artículos de la Constitución en materia de telecomunicaciones y competencia económica. Un año más tarde, se publicó en el DOF la Ley Federal de Telecomunicaciones y Radiodifusión.

Su objeto es “regular, entre otros, el uso, aprovechamiento y explotación del espectro radioeléctrico  —el espacio que se utiliza para brindar los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión—, las redes públicas de telecomunicaciones, la prestación de los servicios públicos de interés general de telecomunicaciones y radiodifusión —la telefonía fija y móvil, los servicios y contenidos de televisión restringida y abierta—, y la convergencia entre estos”.

Durante la presentación, Elena Estavillo, socia directora de Aequum y presidenta de Conectadas Mx, reconoció que existe un impacto real y favorable de la Reforma. No obstante, indicó que hay que renovar ese impulso, especialmente al ver la dificultad que tienen los competidores del preponderante para crecer y ganar clientes.

Por su parte, Judith Mariscal, directora del Centro Latam Digital, profesora del CIDE e integrante de Conectadas Mx, dijo que en su momento, la Reforma pretendía dar respuesta a deseos que databan de 25 años atrás, ahora lo que hace falta es disminuir la concentración de mercado.

Maricela Ochoa

Reportera de tecnología. Suele buscar temas de innovación, nuevas aplicaciones IT y seguridad de la información. Periodista por la UNAM; estudió Marketing en el ITAM y Branding en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Storyteller apasionada por la astronomía.

Related posts

Deja un comentario