Cámaras térmicas inteligentes pueden ser una alternativa segura para regresar a la oficina

En la etapa de regreso al trabajo presencial en oficinas, la tecnología puede ser un aliado de las empresas para prevenir riesgos de contagio por Covid-19. Ya hay en el mercado cámaras térmicas que registran la temperatura de las personas antes de que ingresen a las instalaciones. Además, mediante el uso de biométricos para el reconocimiento facial es posible registrar la asistencia del personal sin que haya contacto.

Humberto López, presidente de la Asociación Mexicana de Biometría e Identidad, AMBI, afirmó que todos los establecimientos quisieran abrir, operar, y recibir clientes. Hasta ahora, se ha observado una adopción gradual de cámaras térmicas por parte de las empresas con este fin, y algunas optan incluso por mecanismos semiautomatizados.

El ejecutivo considera que lo importante es diferenciar qué tanto lo hace la organización por cumplir con un protocolo o si realmente es parte de un proceso de negocio que alerte de manera proactiva de un problema. López indicó que un lector de biométricos al que se le agrega el módulo de toma de temperatura tiene un precio que oscila entre $1,400 y $6,000 dólares.

El año pasado, Markets and Markets, estimaba que el mercado global de sistemas biométricos crecería a una tasa de crecimiento anual compuesta de 14.6% en cinco años. Se calculaba que pasara de $33,000 millones de dólares en 2019 a $65,300 millones de dólares para 2024.

Uso de cámaras en casos prácticos

En este medio se han comentado casos como el de Grupo Mexicano de Seguros, donde a finales de julio instalaron en sus oficinas de la Ciudad de México sistemas de reconocimiento facial Hikvision para agilizar el acceso y evitar el contacto durante el registro. Reconocen el rostro, identifican si la persona trae el cubrebocas puesto y miden la temperatura corporal en tiempo real.

Al norte del país, en Viakem, donde más de 90% del personal siguió trabajando durante la contingencia, modificaron la tecnología que se utilizaba para el control de ingreso. En diferentes puntos de acceso a la planta, colocaron un dispositivo de cámaras con reconocimiento biométrico de origen canadiense, que se instala en un pedestal, hace reconocimiento facial, también identifica si el trabajador porta mascarilla y le toma la temperatura.

Por ejemplo, en el caso del sector Gobierno, aún hay tiempo para preparar la infraestructura de acceso del personal, que podría ser con este tipo de cámaras. Luego de que ayer la Secretaría de la Función Pública informara, en el Diario Oficial de la Federación, que el regreso de los servidores públicos al trabajo presencial en oficinas gubernamentales será hasta el 4 de enero de 2021 para reducir el riesgo de contagios de Covid-19.

Instrumentos para un regreso seguro

Federico Bausone, presidente y director general de Multimedia, compañía que integra tecnologías desde hace más de 30 años, indicó que si bien las tecnologías de reconocimiento facial y medición de temperatura no son nuevas, solamente se utilizaban en ciertos nichos. Hoy se están usando para facilitar controles sanitarios que permitan una sana distancia, lo que se traduce en seguridad para empleados y clientes.

En entrevista, Bausone dijo que tienen lista una suite, llamada Multimedia Care, con cuatro opciones diferentes. La primera es una cámara que mide la temperatura de 1,800 personas por minuto. Esta solución es adecuada para fábricas y espacios grandes, como la Basílica de Guadalupe, donde hay un gran flujo de gente.

En segundo lugar ofrecen una “aduana sanitaria” que tiene cinco elementos: una cámara con AI revisa que la persona porte su mascarilla, mide la temperatura con un termómetro incorporado, provee gel sin necesidad de contacto y tiene un espacio para que el usuario se limpie los zapatos; además tiene un código QR que permite descargar información del lugar: el misal en una iglesia, el menú en un restaurante, o la lista de servicios que se ofrecen si se trata de un salón de belleza. El directivo afirmó que la aduana sanitaria puede adquirirse desde $24,900 pesos. O bien, se puede rentar por $5,000 pesos mensuales.

La tercera solución es un brazalete personal que mide la oxigenación de la sangre, el ritmo cardíaco, la presión arterial, una app y una plataforma de administración central. Esto es para empresas con más de 500 empleados y también puede utilizarse individualmente.

“El conjunto de estos elementos permiten monitorear la salud, los signos vitales y también detectan los primeros síntomas de contagio, porque una de las primeras afectaciones que presenta alguien contagiado es que disminuye la oxigenación de su sangre”, afirmó Bausone.

El cuarto componente para crear entornos seguros es una cámara Wisenet con tecnología termográfica de Hanwha Techwin. Utiliza deep learning e inteligencia artificial, brinda un conteo altamente preciso del número de personas dentro de un inmueble y emite alertas cuando se llega al límite. Adicionalmente, la cámara distingue a aquellas personas que no están utilizando cubrebocas y ante esto, también emite alertas. Asimismo, puede generar mensajes personalizados en cualquier idioma para dar la bienvenida o para alertar a los visitantes que se ha llegado a la ocupación máxima.

Esta opción aplica en el sector retail, para supermercados y centros comerciales, así como para áreas de recepción de oficinas y empresas de co-working. También puede ser útil para hoteles, instalaciones deportivas, centros de entretenimiento y de convenciones, museos, hospitales y clínicas

Con la tecnología adecuada de acceso, las compañías podrán regresar más seguras al trabajo cuando esto se considere conveniente.

Maricela Ochoa

Reportera de tecnología. Suele buscar temas de innovación, nuevas aplicaciones IT y seguridad de la información. Periodista por la UNAM; estudió Marketing en el ITAM y Branding en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano. Storyteller apasionada por la astronomía.

Related posts

Deja un comentario