A la observabilidad y más allá: Cómo ver a través de la nube con visibilidad inquebrantable

Por Ramón Salas, director regional en NOLA de Dynatrace

La transformación digital es un negocio enorme con gastos en tecnología que alcanzarán los $2.3 billones de dólares en los siguientes tres años. Sin embargo, mantener la visibilidad dentro de entornos híbridos y dinámicos originados en la nube que resulten de esta transformación, puede ser un desafío para las organizaciones.

Estos entornos son naturalmente difíciles de observar, y la tarea ha avanzado más allá de las capacidades de herramientas tradicionales de monitoreo y de los operadores humanos. Mientras la proporción y complejidad de los entornos empresariales de la nube continúa elevándose, las organizaciones necesitan encontrar nuevas maneras de monitorear y manejar el desempeño de los servicios digitales. De lo contrario, se enfrentan al creciente riesgo de pasar por alto problemas no anticipados y las consecuencias que esto tenga.

De visibilidad a observabilidad

Para asegurar que puedan resolver fallas antes de que la experiencia del usuario se vea afectada, los equipos de IT necesitan tener completa e impecable visibilidad en cada rincón de su ambiente digital; esto incluye infraestructuras multinube, plataformas de orquestación de contenenedores como Kubernetes, redes de servicio, funciones as-a-Service, y cargas de trabajo de contenedores.

Las organizaciones tradicionalmente mantenían el monitoreo para un grupo de problemas predefinidos, que serían detectados cuando el desempeño y disponibilidad de componentes dentro de los ecosistemas IT comenzarán a degradarse. Mientas esto funcionaba bien dentro de las arquitecturas relativamente estáticas de antaño, ahora están enteramente incapacitadas para el ascenso dinámico e impredecible de los entornos de los que las organizaciones se fían.

El reto para los equipos de IT es ser capaces de identificar lo desconocido: anticipar fallas únicas que podrían ocurrir sólo una vez. La observabilidad ofrece un nuevo y mejor acercamiento por medio de la recolección de datos de todos los componentes del sistema, para mantener completa e infalible visibilidad a través de entornos dinámicos de la nube. Esto se logra al concentrarse en la recolección de tres tipos principales de datos: mediciones, logs y rastreos; los llamados «tres principales pilares de la observabilidad».

Si bien, aún no alcanzan la adopción del público en general, ya existen esfuerzos por parte de la industria para asegurar que el software e infraestructura originados en la nube se vuelvan inherentemente más visibles.

Un ejemplo destacado es el del proyecto Open Telemetry liderado por el Cloud Native Computer Foundation (CNCF). Sin embargo, mientras que la observabilidad es mucho más efectiva que los métodos tradicionales de monitoreo, los datos siguen siendo recolectados y almacenados frecuentemente en silos, lo que hace más difícil de entender el contexto detrás de las anomalías. No es suficiente el sólo “observar” datos en silos, las organizaciones necesitan usarlos para desbloquear puntos de vista contextualizados y así generar mejores resultados en sus negocios.

Una vista más clara y automatizada

Desafortunadamente, la mayoría de los acercamientos simplemente añaden más datos a las interfaces, requiriendo que los desarrolladores los manipulen manualmente para revelar puntos de vista accionables que pueden ser usados para generar decisiones mercantiles más informadas.

Para que la observabilidad se convierta en un acercamiento realmente efectivo y así poder lidiar con la proporción y naturaleza dinámica de los entornos generados en la nube, es esencial automatizar el descubrimiento e instrumentación de los componentes de IT a través de todo el stack, así como la recolección y análisis de datos a través del negocio. La información tiene que ser estudiada en un modelo de datos común, para eliminar silos y desbloquear el contexto completo detrás de las anomalías que impactan a los negocios.

La inteligencia artificial (IA) también es un ingrediente crucial. Permite que equipos de IT puedan definir las bases en los cambios de su entorno automáticamente, para que entiendan cómo es que luce un “comportamiento normal” e instantáneamente identifiquen problemas en el momento en que se presentan. La IA permite que la observabilidad entregue respuestas precisas que facilitan a los equipos de IT responder y resolver los problemas que se presenten antes que la experiencia del usuario se vea impactada.

Un futuro más prometedor

La proporción y velocidad de la transformación digital muestra muy pocas señales de disminuir y deja a las organizaciones descifrando cómo mantener visibilidad a través de todo su ecosistema de IT. Mientras que esto ha sido alcanzable en el pasado, las organizaciones están batallando para mantener una observabilidad inquebrantable a través de sus siempre cambiantes entornos.

En la actualidad, es cada vez más inalcanzable convertir un monitoreo de data abundante en respuestas accionables que permitan a los equipos de IT manejar el desempeño de los servicios digitales efectivamente y resolver problemas en tiempo real, antes de que el negocio resienta el impacto.

Avanzar más allá de la visibilidad hacia la observabilidad es el siguiente paso crucial para las organizaciones mientras trabajan para superar estos desafíos. Al combinarse con la automatización de IA, la observabilidad se acerca a proveer trabajo de campo que permite a las organizaciones monitorear y manejar efectivamente los entornos altamente dinámicos y complejos de las IT, de los que dependen cada día más.

Como resultado, los equipos IT pueden dejar de preocuparse de lo que no pueden ver e invertir su tiempo más sabiamente en continuar impulsando la innovación para el negocio y para sus clientes.

Christopher Holloway

http://salalacalleymuere.tumblr.com

Director editorial de IT Masters Mag. Experto en gatos, libros y en los intrincados procesos tecnológicos que atraviesan el funcionamiento de las sociedades en todas sus expresiones.

Related posts

Deja un comentario